terminal marina de andino holdings en tuxpan, veracruz, méxico

Global Business Report entrevista a Peter Staartjes – CEO Andino

Compartir

En abril de 2019, Peter Staartjes, CEO de Andino Holdings, fue entrevistado por Global Business Report. Peter habla sobre el alcance de Andino en el segmento de logística y distribución, así como los desafíos y oportunidades en el mercado químico. Conoce más sobre el rol de Andikem en la distribución y los desafíos logísticos en México, así como las oportunidades futuras para el negocio logístico de Andino.

Alcance de Andino en logística y distribución

El Grupo Químico Andino tiene cuatro divisiones integradas: comercio, transporte marítimo, terminales y distribución, siendo esta última conocida como Andikem. Contamos con una oficina de ventas completa y personal en la Ciudad de México, así como una terminal marina de productos químicos líquidos a granel al 100% de nuestra propiedad en Tuxpan, Veracruz. También tenemos oficinas en Lima con tanques alquilados en Callao y una oficina en Guayaquil, así como una oficina en Bogotá con tanques alquilados en Cartagena.

Rol de Andikem en la distribución

Andikem es lo que nos gusta llamar la última milla de cumplimiento. Hoy en día, distribuimos utilizando empresas de Andikem localmente en todos los países donde estamos presentes, pero en última instancia, nuestro modelo de negocio deseado es satisfacer las necesidades de los productores químicos y permitirles llegar directamente al cliente final mediano y pequeño sin necesidad de la asistencia de un distribuidor.

Desafíos logísticos en México

México es un país que ha pasado de producir 3.5 millones de barriles de petróleo por día (b/d) a 1.6 millones de b/d. El país necesita US$685 mil millones de inversión para volver a la cifra de 3.5 millones de b/d. Esto significa que, por el momento, las refinerías de Pemex no podrán operar a plena capacidad.

Oportunidades para el negocio logístico de Andino

Nuestro pequeño terminal marino de productos químicos líquidos a granel en Tuxpan se ha convertido de repente en una opción atractiva para los productores químicos que están frustrados con un servicio ferroviario malo, o a veces inexistente, o que han sido desplazados por un operador de terminal que preferiría llenar tanques con alto volumen y a veces más rentables con gasolina o diésel.

Publicaciones relacionadas


Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ES